18/09/2017 | Locales y regionales

Tucumán está firme en defensa de la sanidad de su citricultura

El ministro Fernández destacó el rol de los vecinos, productores y empresarios.

El ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, Juan Luis Fernández, analizó el avance de la campaña de lucha contra el HLB.

¿Qué visión tienen, en estos dos meses de funcionamiento las barreras móviles, que transparentaron una problemática que se suponía existía y que hoy es tangible?

- El resultado de las barreras móviles ha sido muy bueno; tenemos unos 15.000 camiones verificados a lo largo de este tiempo (más de dos meses) se hicieron todas las interdicciones necesarias, siempre con el Senasa como quien tiene la palabra final de este tema. Así se transparenta el intento de ingreso de fruta con origen desconocido, que venía sin su DTV, alguna quizás producto del robo. Y ha quedado en claro que Tucumán está firme en defensa de la sanidad de su producción limonera y que ha disuadido a todos aquellos que estaban trabajando en forma poco clara, y quizás también oscura.

¿Quedan muchos controles por hacer dentro de Tucumán?

- Los controles fijos hoy están funcionando mucho mejor que antes, porque si las barreras móviles detectan algo es porque pasaron sin control por las barreras fijas. Esto indica que los controles han mejorado. Pero lo que no tenemos que hacer es relajarnos y confiarnos en que el trabajo está terminado: tenemos que seguir controlando con firmeza.

¿Salta y Jujuy tienen problemas similares?

- Es un tema que nos importa a Tucumán y a todo el NOA. En ese sentido, las provincias de Salta y Jujuy están decididas a seguir este tipo de metodología, con controles fijos y móviles y de poner más énfasis en el cuidado de su citricultura, y esto es bueno para toda la región: para nosotros, porque aleja la frontera, y para ellos, porque mejoran los controles.

Es fundamental el rol de la comunidad. Es muy importante denunciar donde existe el Mirto. ¿Los vecinos tienen que hacer algo en este sentido?

- Primero, el productor tiene que aportar al muestreo permanente con las trampas, para saber si tenemos alguna presencia del insecto vector. Esto es fundamental. Entiendo que los productores están plenamente conscientes en este sentido y que tienen que seguir incrementando la cantidad de puntos de muestreo y, por supuesto también los vecinos.

Se han hecho campañas, tal vez no con la intensidad que quizás se necesita, pero todos deben saber y conocer que el “Mirto” no debe estar en nuestros jardines ni parques, y también entender que los espacios públicos no deben ser arbolados con cítricos, porque no tienen el control necesario y pueden ser el hospedero del insecto vector. Entiendo que en el Consejo Deliberante de San Miguel de Tucumán hay un proyecto en este sentido. Pero la comunidad debe entender que todos debemos colaborar.

Los naranjos agrios se crían solos, sin controles de sanidad. Hay que cuidarlos.

- Sí, por supuesto. Científicamente sabemos qué hacer, cómo proceder. Pero en cuanto a la cultura, los agrios de la ciudad son un problema. Sin embargo, entiendo que nuestra ciudad no debe perder identidad con esos naranjos.

Pero también considero que sí deberían tener un control para evitar que sean hospedero del insecto vector.

Fuente: lagaceta.com