05/01/2017 | Locales y regionales

“Estamos obligados a trabajar más para mantener el estatus sanitario”

Carlos Grignola, director del Centro Regional NOA Sur del Senasa, señaló que el desafío actual es prevenir el ingreso a la región del HLB.

La apertura de nuevos mercados para el limón tucumano obliga al Senasa a profundizar sus controles, monitoreos y campañas de comunicación para proteger la citricultura. 

“Para el 2017, nuestro desafío es continuar con la vigilancia junto a los entes provinciales y el sector privado que nos permita seguir resguardando la producción cítrica. La actividad fue muy intensa para el Organismo este año pero estamos obligados a trabajar aún más para seguir sosteniendo el estatus sanitario de Tucumán como libre del HLB y de su difusor, la Diaphorina citri”. Así lo señaló Carlos Grignola, director del Centro Regional NOA Sur de Senasa, quien recordó que el servicio declaró como área protegida del HLB la región del NOA, integrada por Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca, en el marco del Programa Nacional de Prevención del HLB.

De acuerdo con la Resolución Senasa Nº 449/2016, publicada en el Boletín Oficial, la región no presentó hasta ahora casos positivos de HLB y su ubicación se encuentra aislada de otras regiones productoras de cítricos, como Misiones. 

Una de las medidas para resguardar el estatus es la obligatoriedad de la utilización del Documento de Tránsito Vegetal (DTV) para el movimiento de fruta fresca cítrica, jugo cítrico concentrado y jugo cítrico no concentrado, transportados en vehículos de carga que egresen de esas provincias. Esa medida comenzó a implementarse en 2016 y a partir del último mes del año se amplió también para todo movimiento de plantas cítricas. Para operar bajo el mencionado sistema, viveristas recibieron asesoramiento y capacitación por parte de los agentes del Senasa para facilitar el cumplimiento de la nueva normativa. “Queremos profundizar los controles para lograr un estricto cumplimiento del uso del DTV en el movimiento de fruta cítrica en campo y empaques y de plantas cítricas. Este documento es una herramienta que permite conocer el origen de la mercadería transportada y tiene por finalidad prevenir la dispersión de plagas”, explicó Grignola.

“Nuestro máximo desafío es prevenir el ingreso a la región del HLB, la enfermedad más destructiva de los cítricos a nivel mundial, y que hasta el momento no tiene cura. Por lo tanto, es muy importante cumplir con lo establecido por la normativa vigente, como no trasladar fruta fresca sin DTV. Este trámite puede ser generado por el mismo productor a través del sistema de autogestión que implementó el Organismo”, planteó Rafael Rodríguez Prados, Coordinador Regional Temático de Protección Vegetal del Senasa.

Fuente: lagaceta.com