19/09/2016 | Otros cultivos

Se prevé un incremento del 17% en la producción de arándanos argentinos

Argentina ha tenido un muy buen invierno este año, con las temperaturas necesarias para el desarrollo de las diversas variedades de arándanos.

Si tomamos en cuenta que se tuvo un promedio de un 158% más de horas de frío con respecto al 2015, las expectativas son que las plantaciones mostrarán un potencial más alto de producción a nivel nacional. “Se calculan unas 17.500 toneladas para esta campaña, en comparación con las 14.900 del año pasado, lo que significaría un incremento del 17%. Estando este incremento de volumen distribuido en curvas de crecimiento y con pico alto más extendido, se estaría mostrando un crecimiento estable y que a su vez favorecería el precio de los arándanos argentinos”, afirma Carlos Stabile, presidente de la Comisión Argentina de Arándanos.

Al lograr una productividad más estable esta campaña, Argentina abastecería a los diferentes mercados de forma constante desde septiembre hasta diciembre. “El logro más importante de los productores argentinos, aparte de haber conseguido extender la oferta de arándanos durante cuatro meses, ha sido mantener la calidad y el sabor de la fruta. Pues si tomamos en cuenta que otros países productores no llegan a tener las horas de frío que nosotros tenemos, nuestras plantas logran alcanzar grados Brix más altos, y así la fruta desarrolla un sabor mucho más agradable para el consumidor”, asegura el presidente de ABC. 

Si sumamos que la apertura de nuevos mercados para los arándanos argentinos está en progreso constante, las expectativas de presencia en países asiáticos son muy grandes. “Si bien aún no podemos exportar a China, estamos en un proceso de análisis de los requerimientos e inspecciones, así como el envío de un embarque piloto. Si estos embarques pilotos tienen éxito, los consumidores chinos estarían deleitándose con nuestros arándanos en 2017”.

Aunque el potencial que tiene China se concentra en el valor que los consumidores le dan a la fruta, el desafío para Argentina es tener un manejo logístico apropiado por la distancia que este destino significa para esta delicada fruta. “No dudo que la experiencia y proactividad de los productores argentinos logre que estos temas estén organizados antes de que las exportaciones puedan empezar el próximo año. Asimismo, durante el congreso IBO Summit 2016 que se llevará a cabo en Uruguay a finales de este mes, tocaremos estos temas relacionados con las exportaciones y los nuevos mercados, teniendo un panorama más claro de lo que esta apertura significará para todos”, finalizó Stabile. 

Fuente: freshplaza.es