22/06/2016 | Locales y regionales

"Tendremos menos limones en junio, julio y agosto"

Walter Ojeda, gerente comercial de San Miguel, habló sobre la actual campaña citrícola.

Desde que empezaron las exportaciones de limón desde Argentina, la incertidumbre en el mercado limonero ha sido una constante. Por este motivo, Walter Ojeda, gerente comercial de San Miguel, como una de las empresas con mayor representación en el sector de cítricos, presenta un balance de la campaña de limón argentino y explica las perspectivas actuales. “A comienzos de la campaña 2016 hicimos un pronóstico de exportación cuyos niveles superaban las exportaciones del 2015 con un promedio del 55%. Estos cálculos se basaban en el aprovechamiento de la cosecha temprana, planeábamos empezar la cosecha casi un mes y medio antes en comparación con el año pasado, teniendo una ventana de mercado mucho más amplia. Aproximadamente el 70% de este volumen sería destinado a la Unión Europea”, comenta el portavoz.

A comienzo de la temporada se reafirmaba que España iba a tener una caída del 60% en su producción de limón Verna, esto significaba una merma de más de 160.000 toneladas, por lo que esta cosecha temprana de Argentina podría ser muy bien aprovechada. Lamentablemente, los cambios climáticos no permitieron cumplir con esas expectativas. “Con la temporada que España afrontaba, era casi un hecho el comienzo anticipado de Argentina, unas 6 semanas antes de envíos a Europa en comparación con el año pasado que posibilitarían a Argentina exportar casi 300.000 toneladas en comparación con las 190.000 toneladas de la temporada pasada”, asegura Ojeda.

“Desde nuestra visita a la feria Fruit Logistica en Berlín, sentimos que el mercado estaba ansioso de recibir nuestro producto cuanto antes. Pero el tiempo nos jugó una mala pasada, pues si bien en Tucumán siempre se habla de otoños lluviosos, este año durante los meses de abril y mayo la cantidad de lluvias fue algo inusual. En esos meses no se pudo trabajar apropiadamente y se imposibilitó el régimen de carga como estaba planeado.

No creemos que esta situación de pérdida de las exportaciones no embarcadas se vaya a recuperar desde el punto de vista del mercado, pues los consumidores no van a comprar más fruta ahora porque no fue posible comprar en las semanas pasadas. Lo perdido, perdido está”, comenta contundentemente el representante de San Miguel.

"En conclusión, en esta campaña no existe la posibilidad de alcanzar los volúmenes de exportación previstos. En estos momentos, nos tenemos que concentrar en satisfacer las necesidades del mercado con la fruta que tenemos disponible, abasteciendo de la mejor manera posible estos meses que quedan de la temporada y con un pronóstico más realista”, finaliza.

“Si bien la campaña aún no ha finalizado, hasta la semana 23 Argentina ha logrado exportar 87.000 toneladas. Este volumen representa unas 50.000 toneladas menos de exportación con respecto a lo estimado para esa fecha. Pero si vemos estas cifras desde otro punto de vista, el año pasado en el mismo periodo se habían exportado 60.000 toneladas, lo que significa un 45% de crecimiento. De todas formas, en los meses de junio, julio y agosto la Unión Europea dispondrá de menos limones que el año pasado, casi un 30% o 40% menos de fruta. El principal factor es la caída en la producción española, que no fue compensada por las cargas de Argentina”, comenta Walter Ojeda.

Fuente: freshplaza.es