28/10/2015 | Nacionales e internacionales

España: Importante reducción de la cosecha de cítricos

Las altas temperaturas registradas en mayo, junio y julio y, en menor medida, el recorte del número de hectáreas dedicadas a la producción de cítricos en la Comunidad Valenciana sitúan la campaña 2015/16 de naranja, mandarina, pomelo y limón en torno a un 20% por debajo de la registrada el año pasado.

Las estimaciones autonómicas al inicio de temporada bajan un 22,3% (3,05 millones de toneladas) en la Comunidad Valenciana, un 11,2% (1,73 millones de toneladas) en Andalucía, un 23,4% (722.758 toneladas) en Murcia y un 5,83% (35.392 toneladas de naranja y limón) en Cataluña.

La consejera andaluza de Agricultura, Carmen Ortiz, avanzó recientemente una cifra de 5,7 millones de toneladas (–19,2%) para la producción total de cítricos de España en la campaña 2015/16.

Los muestreos autonómicos realizados en julio y agosto reflejan una apuesta por este cultivo en Andalucía (85.000 hectáreas), con nuevas variedades, así como un recorte de las hectáreas con cítricos (162.000 hectáreas, un –2,02%) en la Comunidad Valenciana (por abandono o sustitución por caqui o granado) y en Cataluña.

El subdirector general de Anecoop, Paco Borrás, en declaraciones a Efeagro, ha calificado el descenso de la cosecha como “dentro de lo normal” y ha confirmado “una mejora de la calidad de la fruta”, por lo que esta cooperativa de segundo grado confía en “gestionar esta campaña citrícola mejor que en los últimos tres años”. Anecoop factura cerca del 30% —217,6 millones de euros en 2014— con actividad citrícola en Valencia, Sevilla, Murcia y Almería.

Para Borrás, esta campaña podría ser la de “la recuperación de variedades como la navelina y la clemenules” y ofrece “perspectivas favorables” para la venta en Europa —ahora que “se puede considerar que ya se ha amortizado el cierre del mercado ruso”— y en “nuevos mercados en ultramar que creemos que han venido para quedarse”.

Por su parte, el presidente de la sectorial de frutas y hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias, Cirilo Arnandis, ya aseguró al conocer el primer aforo de la producción citrícola valenciana a finales de septiembre que “la merma era la esperada”, tras registrar temperaturas altas en mayo (de más de 40 grados), junio y julio.

Arnandis, quien aplaude la vuelta a la publicación del aforo de cítricos por el Gobierno valenciano (cinco previsiones por temporada), ha considerado que la situación para 2015/16 “debería favorecer el incremento de las rentas que perciben los productores”, aunque —ha advertido— “esto no es una regla de tres”.

El responsable nacional del sector citrícola de la organización agraria Asaja, Cristóbal Aguado, cree que el calor extraordinario en el momento del cuajado de naranjas y mandarinas es la principal explicación del recorte de parte de la cosecha de las variedades extratempranas.

Aguado ha confirmado a que este descenso se ha traducido ya en un “acopio de producción por los operadores comerciales” y en que los tratos en firme realizados en campo para las variedades extratempranas de clementina sean entre un “10-15% más altos” que el año pasado, tal y como ha reflejado la Lonja de Cítricos.

El máximo responsable en frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, ha apuntado que “la campaña está aún por ver”, ya que las actuales previsiones pueden mejorar si las condiciones meteorológicas no son adversas, como ha ocurrido con el registro de lluvias en septiembre en la maduración de la fruta.

Dar a esta altura de la campaña datos “es aventurarse mucho”; “nos da miedo que lleguen mensajes inciertos a los exportadores” al inicio de la temporada, como que “van a faltar cítricos”, ha comentado Góngora, quien sí ha confirmado la apuesta andaluza por variedades nuevas, más adaptadas al mercado en fresco.

El responsable de cítricos de UPA, Rafael Cervera, ha destacado que esta campaña citrícola “habrá fruta suficiente, pero no en demasía”; “en esta cosecha ni sobra, ni falta”, tras recordar que España exporta una media de 4,6 millones de toneladas, dedica a zumo otro millón y el consumo interno en el país es de 600.000 toneladas.

En España “ha aumentado el rendimiento por hectárea” y “está cambiando el hábito de cultivar variedades tradicionales (navelina y mandarina clementina) ante la aceptación en el mercado de otras como la clementina extratemprana o mandarinas tardías híbridos.

Fuente: freshplaza.es