22/08/2014 | Principal

Uruguay - HLB: las plantas cítricas deben estar certificadas

En Uruguay, el asesor citrícola del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Montes, dijo a El Observador Agropecuario que desde 2010 existe un plan de prevención, pero remarcó que la clave es “el uso de plantas cítricas certificadas”, como lo exigen las normas.

El HLB, que es una plaga cuarentenaria, “está ausente en Uruguay y hay formas para prevenirla, como el uso de material vegetal sano”, dijo Montes, y recordó que, como parte del Plan Estratégico para la citricultura, “se puso en marcha en 2010 el Programa Nacional de Certificación de Plantas Cítricas”.Uruguay tiene disponible material vegetal preparado con base en tecnología “que no permite que la bacteria pase a la planta”, remarcó Montes, y agregó que “todos los viveros debieron ingresar en enero pasado al programa de certificación.El asesor del MGAP dijo que el HLB “es una bacteria que se transmite por un vector –como el dengue lo transmite el mosquito aedes agypti– y ese vector se encuentra en Uruguay al norte del río Negro”.Montes recordó que por ese motivo visitó el año pasado el país Phillip Stalny, investigador de la Universidad de Florida, en EEUU. Precisamente, en ese estado el HLB destruyó la citricultura y por eso era importante “aprender de otro que la pasó”.Dos reflexiones dejó Stalny, según Montes. Por un lado, pasar los viveros bajo cubierta, colocando una malla antiinsecto en el invernáculo y, por otro, trabajar sobre el vector. “Hay que estar por debajo de ciertos umbrales, bajando la población del vector, para evitar una explosión” de la bacteria, acotó.A partir de esa visita, se priorizó “entregar plantas saneadas”, dijo Montes, y agregó que “en diciembre pasado se modificó un decreto y todos los viveros tuvieron que pasar a bajo cubierta y no a cielo abierto. Para incluirlos a todos, ajustamos un crédito a medida con el BROU para los pequeños y medianos viveristas, que se paga con la producción, con dos años de gracia que pagará el Fondo de Fomento de la Granja y tasas preferenciales.Montes alertó a la población que las plantas cítricas deben ser certificadas y comprarse en viveros certificados. De esa forma, “no se pone en riesgo la continuidad del sector y el negocio, ya que la aparición del HLB en una sola planta puede ser el comienzo de la destrucción de la citricultura.El asesor del MGAP remarcó que la citricultura uruguaya “vive un momento de reconversión, que está en marcha con nuevas inversiones en infraestructura, mayor inserción internacional tras el ingreso al mercado estadounidense, un programa de investigación con innovación y desarrollo a cinco o 10 años, y una Mesa de Diálogo (ver nota aparte) que apunta a la sustentabilidad social del sector”. Y concluyó que “por esa oportunidad importante de desarrollo cobra importancia el HLB”. Mesa de diálogoEl Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) puso en marcha el miércoles en Paysandú la denominada Mesa de Diálogo, que integran sindicatos y empresarios, el Ministerio de Trabajo, la FAO y el propio MGAP. La meta es, “a partir de un diálogo, abordar la productividad con equidad social”, dijo Federico Montes. Se trata de una herramienta nueva “para medir el trabajo en el sector citrícola por el Sistema de Medición de Productividad y Mejora Continua (Simapro), que se usa con éxito en Chile con la fruticultura y en México y en Cuba con la caña de azúcar”, explicó Montes.