15/07/2014 | Recetas

Irresistibles Galletas de limón

Las galletas son sumamente versátiles, y gustan a todo el mundo. Si eres adicto a este irresistible dulce, debes incluir en tu recetario esta versión de Galletas de limón

 

 

Estas ricas galletas de limón lo son no solo por dentro. También el glaseado que tienen es de este círtrico que tan bien casa con la repostería. Estas galletas son perfectas para una merienda o para el desayuno. Simplemente deliciosas.

Ingredientes

2 yemas de huevo

100 gramos de azúcar

240 gramos de harina

½ cucharadita de polvo para hornear

La ralladura de un limón

120 gramos de manteca

Ingredientes para el glaseado (opcional)

1 clara de huevo

1 cucharadita de jugo de limón

100 gramos de azúcar glas

Preparación

Bata la manteca, que previamente habremos tenido fuera de la heladera para que se mantenga a temperatura ambiente y sea más sencilla de mezclar. Ligue el azúcar a la mantequilla hasta que la mezcla quede cremosa.

Añada a la mezcla la ralladura del limón, el polvo de hornear y las dos yemas de huevo. Mezcle todo bien. Incorpore poco a poco la harina, previamente tamizada y amase.

Cuando la masa quede compacta, suave y no pegajosa, envuélvala en un papel de film transparente y deje enfriar en la nevera durante una hora.

Luego del reposo en la nevera, saque la masa y divídala en pequeñas bolitas. Luego, a cada una de las bolitas, dele forma de galleta. Una forma muy divertida de hacerlas es dándole forma de limón.

Precaliente el horno a 180°C.

Escoja un envase apto para el horno y engrase con un poco de mantequilla y enharine. También puede utilizar papel vegetal a fin de que las galletas no se peguen.

Coloque las galletas en la bandeja y hornee durante unos minutos, hasta que queden doraditas, pero no quemadas.

Saque del horno y deje que se enfríen.

Puede dejar las galletas así o ponerles encima un glaseado de limón que, además de exquisito, le dará un toque decorativo muy bonito.

Para hacer el glaseado debe batir una clara de huevo a punto de nieve y añadirle poco a poco el azúcar glas y el jugo de un limón. Debe batir hasta conseguir una mezcla espesa. Coloque sobre las galletas cuando estén frías. Déjelas reposar por unas horas.


Fuente: Cocina y Vino