21/06/2011 | Locales y regionales

Tucumán tiene la limonada más grande del mundo

Casi mil alumnos de colegios secundarios participaron de la elaboración de la limonada más grande del mundo, la cual sirvió para entrar al libro Guinnes de los records. Pese al mal clima, miles de personas se acercaron a la avenida Alem en Tafi Viejo.
Más de un millar de estudiantes secundarios de la localidad tucumana de Tafí Viejo participaron en la elaboración de la Limonada más Grande del Mundo, con la que la ciudad, la Fiesta Nacional del Limón y Tucumán, ingresaron al libro Guinness de los records mundiales. Fueron en total 5.750 litros de la bebida cuya elaboración y composición fueron seguidas de cerca por una escribana que, alrededor de las 12.15, confirmó que se había superado la barrera de los 4.500 litros, con lo que se dejó atrás la marca que había sido impuesta en Estados Unidos.

La hazaña, ayudada por el incontenible entusiasmo de los alumnos de más de 60 cursos de distintos establecimientos públicos y privados, se logró en menos de dos horas, lo que también sirve para imponer una marca que será difícil de superar. Sin que importara el mal tiempo, en medio de la llovizna y el frío, los chicos ocuparon decenas de tablones a lo largo de tres cuadras de la avenida Alem y, protegidos por carpas, se dedicaron a exprimir limones hasta que acabaron con la fruta que aportaba una firma privada. Introducido en bidones, el zumo de limón era llevado hasta un costado del escenario ubicado en la cabecera de esa arteria, donde se acreditaba su procedencia, previo a introducirlo en el gigantesco vaso donde, mezclado con agua y azúcar, tardó muy poco en convertirse en un nuevo orgullo para la capital nacional del limón.

El proceso comenzó minutos después de las 10.30, luego de que Bernardo Racedo Aragón, presidente del Ente Tucumán Turismo (ETT) y titular del Consejo Federal de Turismo (CFT), el intendente de Tafí Viejo Javier Pucharras y Víctor Tirador, dueño de varios records Guinness, dieran por iniciada la prueba con arengas que despertaron el entusiasmo de los adolescentes y sus familiares, quienes colaboraron en cuanto pudieron para que se alcanzara el objetivo. Los chicos tenían un aliciente adicional, ya que el curso que más limones exprimiera se hacía acreedor a un viaje con todo pago a Chapadmalal. Finalmente y al cabo de una gran expectativa, resultó ganador el segundo año de Sociales del colegio Nuestra Señora de la Consolación, cuyos integrantes festejaron largamente la obtención del ansiado premio. “Fue un placer competir porque además del viaje y de que nos sentimos más orgullosos que nunca, aprendimos a trabajar en equipo con los compañeros”, dijo Carolina en representación del curso ganador. Antes, todos sin distinción, aplaudieron el anuncio oficial de que la columna a un costado del gigante vaso había superado la barrera de los 4.500 litros, haciendo historia en Tafí Viejo.

“Esto es impresionante. Lo que hicieron los chicos, los padres, la municipalidad de Tafí Viejo. No importó la lluvia, el frío. Este record mundial es el mejor cierre para una fiesta que estuvimos planeando por más de un año con Javier Pucharras. Desde el jueves hasta hoy tuvimos una gran cantidad de público, ayudados por la Universidad, el IDEP, el Ministerio de Economía. Todos contribuyeron para que lográramos el objetivo. Hoy podemos decir que creamos una nueva Fiesta Nacional del Limón, poniendo a esta ciudad y a la provincia en lo más alto del calendario nacional de eventos regionales”, destacó Racedo Aragón, quien participó activamente de cada una de las cinco noches que duró la celebración en localidad situada a 15 kilómetros de la capital tucumana.

A su turno, el intendente anfitrión agradeció públicamente el aporte del Ente Tucumán Turismo y demás estamentos del Estado para concretar la celebración. Ante la multitud reunida frente al escenario, Pucharras sostuvo que “este es un logro de todos. Gracias a los chicos y a sus familias por el esfuerzo. Como taficeños tenemos que estar orgullosos de lo que hicimos, ya que logramos posicionar a nuestra ciudad en el mundo”, resaltó. Esto fue reafirmado por el tucumano Víctor Tirador, quien como dueño de varias marcas Guinness, supervisó la prueba y contribuyó a certificar su éxito. “El Gunness es el tercer libro más difundido en el mundo. Estar en él implica un paso muy importante para cualquier ciudad, en especial desde el punto de vista turístico”, aseguró.

Sebastián Giobellina, vicepresidente del Ente de Turismo, fue uno de los primeros en saborear la limonada preparada por miles de manos tucumanas. "Nada hizo que el entusiasmo de la gente y el trabajo de todas las áreas se detenga", reafirmó.

Sobre el cierre de la fiesta, cientos de asistentes desfilaron frente al escenario para probar o incluso llevarse a sus casas un poco de la limonada que hizo historia. Confundidos entre ellos, los chicos portaban con orgullo el diploma que identificó la jornada y que seguramente atesorarán entre sus recuerdos más preciados. El que los acredita como protagonistas de un record mundial.