14/12/2009 | Locales y regionales

Argentina: Balance de exportaciones de frutas

La pera resultó ser la única fruta de exportación argentina que resistió la crisis global. Junto a la manzana, ya representan el 52,5% de los envíos al exterior de fruta fresca. En tanto, los cítricos, junto con las uvas, arándanos y frutillas despacharon un tercio menos que en 2008

Pese al problema de las licencias no automáticas con Brasil, que sigue sin resolverse, la fruta del norte de la Patagonia mostró una mucho mejor performance exportadora que la del resto del país. Por un lado, las peras se consolidan como la principal fruta fresca de exportación argentina, pues constituyeron este año el 37% de los despachos en volumen y el 35% en valor, cuando no superaba el 30%. A la vez, junto con las manzanas -la otra especie relevante de las llamada de pepita, también producida fundamentalmente en el Alto Valle de Río Negro-, ya superan la mitad de los envíos de fruta fresca del país al exterior.

Según las estadísticas del Senasa, entre enero y octubre de este año se exportó en total 1,21 millón de toneladas de fruta fresca por u$s 906,71 millones, lo que representa caídas respectivas del 17% y 22% frente al mismo período del año pasado.

En esa pendiente influyó la cuesta abajo de los cítricos (que le disputaban a las frutas de pepita el primer puesto exportador), que con 501.118 toneladas por u$s 348 millones mostraron una baja de 27% en volumen y de 34% en valor respecto de 2008. Similar caída mostraron los despachos de uvas, frutillas y arándanos, reducidos cerca de un tercio en volumen y montos.

Por el contrario, con 445.336 toneladas, los despachos de pera hasta octubre cayeron apenas 2% en volumen y nada en facturación (u$s 319 millones), pues el valor por tonelada superó en 2% el de 2008. Que, vale recordar, hasta que comenzó la crisis económica global (en el tercer trimestre) presentaba un récord de demanda y precios.

En comparación, las manzanas no estuvieron tan bien: los envíos cayeron 15% en volumen (a 193.376 toneladas) y 19% en valor (u$s 132,2 millones), mucho menos, no obstante, que el resto de las frutas.

El desempeño de la fruta de pepita llama más la atención si se lo contrasta con el oscuro panorama que lo envolvía al inicio de la campaña. Como se encargó de recordar el portal especializado FruticulturaSur, la temporada arrancó con una huelga en plena cosecha que afectó parte de la producción (se trata de frutas que requieren frío) y nuevas restricciones sanitarias de Rusia.

Altos costos y mala calidad

Pero no todas serían rosas. Para Marcelo Loyarte, gerente general de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), "en precios, 2009 se pareció a 2007, pero con costos de 2009". En líneas generales, "se comportó bien Brasil (primer destino de las peras y segundo de las manzanas), bien el mercado interno, Rusia (segundo destino de las peras y primero de las manzanas) estuvo bien al principio y al final y flojo en el medio, y Europa, dispar".

Sin embargo, el ejecutivo encuentra problemática la baja calidad de la producción, que llevó a que mucha fruta fuera a la industria del jugo, y que estas empresas pagaran entre 2 y 3 centavos lo que en 2008 valía de 10 a 12. "El 50% de las manzanas fue a la industria del jugo, y el 25% de las peras. De estas, casi todo el resto se exporta, mientras que el 25% de la manzana va al mercado interno y el otro 25% al externo", explicó.

Otro problema para el ejecutivo es el aumento de los costos laborales, "que subieron de 25% a 29%, y esta industria es mano de obra intensiva (representa del 45% al 55% del costo en la etapa de producción)".

FUENTE: EL CRONISTA