08/06/2006 | Locales y regionales

Reposicionar la citricultura correntina

Se busca mejorar la calidad de las frutas y tratar que desde Corrientes se exporte la mayor cantidad posible. Los países importadores son cada vez más exigentes en lo que respecta a sanidad y mayores requisitos.
En Corrientes, el citrus ocupa el segundo lugar dentro del valor bruto de producción con una participación del 20%, dentro del grupo de los cultivos. Gran parte de lo que se produce en la provincia se empaca en Entre Ríos, y se exporta desde allí. Es por ello que desde hace dos años se está llevando adelante un programa de reposicionamiento de la citricultura correntina, por parte de cinco instituciones: el gobierno provincial, el Consejo Federal de Inversiones (CFI), el Inta, el Senasa y el Mercado Central de Buenos Aires.
Dentro del marco de este programa, el lunes se presentó en Monte Caseros, una “Guía práctica para la identificación y el manejo de plagas de citrus”, escrita por la ingeniera agrónoma Sara Cáceres, del Inta Bella Vista. Es así, que los productores de la zona salieron al campo a verificar las distintas plagas que presentan las plantas de citrus con el manual en la mano.
El jefe de la Agencia del Inta de Monte Caseros, Luis Volpato, quien comentó que este programa que se está llevando adelante es “una de las formas en la cual se articulan los sectores públicos y privados con el fin de reposicionar a la citricultura correntina”.
De esta manera, se busca mejorar la calidad de las frutas y tratar que desde Corrientes se exporte la mayor cantidad de cítricos. Los países importadores de frutas frescas cada vez son más exigentes y ponen mayor cantidad de requisitos en lo que respecta a la sanidad.
“Las plagas afectan en forma directa a la producción, y al haber un buen control de las mismas, mejora la calidad”, dijo Volpato, quien también explicó que antes había una concepción de control, que ahora está cambiando, donde frente a la presencia de una plaga y según su intensidad, se la trataba con productos químicos.
Pero estos productos producen muchos residuos, y es justamente a ello que están atentos los países del primer mundo, que son consumidores de cítricos y quienes, además, cuidan mucho el tema de los residuos.
“Con esta guía y con una producción y un control integral de plagas, se monitorea para ver cuál es su efecto en la citricultura”, explicó el jefe de la Estación de Monte Caseros.
Las frutas tiene tres destinos: el mercado de exportación, los mercados nacionales y la industria, donde van todos los cítricos que no alcanzan los estándares de calidad para ser comercializados. Por supuesto que la industria tiene valores mucho más bajos.
Para los mercados nacionales e internacionales se buscan obtener los mismos estándares de calidad, y para ello se está prestando mayor atención a los mercados de exportación porque requieren normativas y protocolos que hay que cumplir rigurosamente, sobre todo en lo que respecta a los aspectos de la producción y trazabilidad de los productos.
En ese sentido, Volpato comentó que desde Europa acceden a una clave a través de un sistema de trazabilidad on line, de manera tal que saben desde qué quinta salió el producto, y qué aspectos químicos y de producción tuvo esa quinta.
Según las estadísticas, la mayor cantidad de producción queda en el mercado interno, porque Corrientes, si bien es una provincia productora muy importante, gran cantidad de productos salen por plantas de Entre Ríos, y por ello figuran en las estadísticas de esa provincia.
Hay una cantidad muy significativa de frutas que tiene destino exportable, y el objetivo de este programa es promocionar plantas de empaques, habilitadas para exportar, con todos los requerimientos para que la fruta de Corrientes se empaque aquí, y salga desde la Provincia, con la promoción de mano de obra correntina.

Salida a campo
En el marco de la recorrida de campo, los productores pudieron inspeccionar las distintas plantas de cítricos con la guía en la mano. La República dialogó con Juan Carlos Ciucio, productor de Colonia Buen Retiro, y comentó que se trata de un programa muy bueno, ya que se puede mejorar la producción local.
“La guía nos resulta de gran utilidad, ya que no tenemos mucha práctica, y esto nos ayuda mucho ya que con el conocimiento que tenemos y estas instrucciones se puede llevar adelante nuestro trabajo”, dijo el productor.
Anselmo Cortés, otro productor, aseguró que se trató de una jornada muy importante y positiva, en donde se logró pulir los conocimientos que tenían, y se aprendió a aplicar este manual. “En la salida a campo pudimos ver las distintas plagas con el manual en la mano, en donde había plagas que conocíamos y otras que no”, dijo. (La Republica)