1. EE. UU.: ya tiene 20 patrones de cítricos tolerantes al "greening"

    Desde el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), ha revelado en el XXXI Congrés Citrícola de Picassent que existen patrones de cítricos potencialmente tolerantes o resistentes al HLB, que está arrasando las plantaciones de Florida y otros estados norteamericanos.

    De la veintena de patrones norteamericanos de interés para combatir dicha dolencia, cuatro están en California y 16 en Florida. Los investigadores de ambos estados están trabajando con ellos, aunque Mª Ángeles Forner advirtió que se trata de los primeros trabajos, por lo que aún es pronto para conocer el alcance y las virtudes de cada uno de ellos. 

    Ante el evidente interés de estos hallazgos, en el turno de preguntas, tras la intervención de Forner, un agricultor asistente al congreso quiso conocer si se habían traído al IVIA muestras de dichos patrones, a fin de estudiar aquí sus características y, en su caso, poder disponer de material vegetal apropiado por si llega a extenderse el greening en las plantaciones valencianas y del resto de España. Sin embargo, la investigadora reconoció que el IVIA no ha tomado ninguna decisión al respecto, por el momento no se ha importado ninguno de los patrones referidos, lo que sorprendió bastante al auditorio, porque debiera haberse emprendido ya alguna iniciativa de este tipo. 

    Sin alternativas
     
    Por el momento no está en España la bacteria que causa el greening, pero hace tiempo que se detectaron en Portugal, Canarias y Galicia insectos vectores que lo pueden propagar, cuyas poblaciones se están extendiendo por el territorio. Quiere esto decir que si llegara el agente patógeno, con cualquier importación clandestina de material vegetal infectado (donde tampoco hay excesivo control), la propagación podría ser más fácil, porque los vectores ya están cerca, con lo cual se podría generar una situación verdaderamente desastrosa. 

    Ante tal posibilidad negativa, los servicios técnicos de las administraciones agrarias vienen realizando controles para poder determinar la hipotética presencia de vectores (aún no hallados en la Comunitat Valenciana, afortunadamente,) y de la propia enfermedad, de la que tampoco hay presencia en España y Portugal. Pero podría llegar, y eso es lo que vienen temiendo técnicos y políticos, que advierten continuamente sobre los cuidados que hay que tener para prevenir una catástrofe como la que sufren en Florida o Sao Paulo, con cientos de miles de hectáreas arrasadas. 

    Aunque las labores de prevención son muy adecuadas, está claro que hay que actuar también en otro frente: intentar disponer cuanto antes de material vegetal que pueda ser alternativa viable en caso de extenderse la enfermedad, que es lo que están haciendo en Estados Unidos, pero no aquí. Quizás es que al no haberse detectado ningún caso del mal en España no existen las mismas prisas que donde ya están siendo nefastos sus efectos. 

    Sin embargo no estaría de más empezar a actuar en este sentido por si acaso, intensificando las investigaciones aquí para intentar encontrar patrones híbridos resistentes o tolerantes, disponiendo de todo lo que se obtiene en esta dirección en cualquier parte del mundo y, al mismo tiempo, desarrollando aplicaciones biotecnológicas que puedan contribuir en esta dirección. Para ello son cada vez más numerosas las opiniones especializadas que apuntan la conveniencia de profundizar en aplicaciones de la herramienta biotecnológica CRISPR, cuyo 'padre' científico es el eminente investigador valenciano Francisco Mojica, de la Universidad de Alicante. 

    Cabe recordar que cuando sufrimos la expansión del virus de la tristeza, que acabó matando más de cien millones de naranjos y mandarinos, al menos se contaba con la alternativa eficaz de los patrones tolerantes a dicha enfermedad, sobre los que se basa nuestra citricultura actual. De no haber existido, apenas quedaría producción naranjera en la Comunitat Valenciana. Pues con las nuevas amenazas potenciales que tenemos ahora enfrente, greening y Xylella (ésta también puede afectar a los cítricos), podría suceder algo parecido, con el agravante de que no tenemos aún alternativas. Hay que buscarlas. 

    Fuente: freshplaza.es

Ir a version de escritorio