1. Autorizan de manera definitiva el ingreso de los limones a Estados Unidos

    Tras una limitación que se extendió por 16 años, el gobierno de Donald Trump confirmó la "autorización definitiva" para las exportaciones de este producto.

    La Cancillería confirmó, a través de un comunicado oficial, que "el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha comunicado al gobierno argentino la autorización definitiva de las exportaciones argentinas de limones a ese país".

    De este modo, culminaron "las negociaciones iniciadas en ocasión de la reunión del presidente Mauricio Macri con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca en abril pasado y mantenidas posteriormente durante la visita del vicepresidente Mike Pence a Buenos Aires", agregaron desde el Ministerio de Relaciones Exteriores. 

    El comunicado agrega que "la Argentina regresará al mercado estadounidense de limones después de 16 años, habiendo cumplido exigentes requisitos fitosanitarios".

    Según la Cancillería, se estima que los envíos anuales a ese mercado llegarán a unas 20.000 toneladas por un monto de u$s50 millones. 

    Así, "se refuerzan así las oportunidades para las exportaciones de las economías regionales del noroeste argentino a EE.UU.", completaron.

    Roberto Sánchez Loria, presidente de la Asociación Tucumana del Citrus (ATC), recientemente había afirmado que este monto estimado por la industria representa "un muy buen volumen para comenzar en este nuevo mercado". 

    Cabe destacar que en 2016 el país exportó casi 280.000 toneladas de limones por un valor superior a los u$s350 millones. De ese total, más del75% se destinó al mercado europeo. 

    En plena negociación, el titular de la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus), José Carbonell, aseguraba que la inminente reapertura de las fronteras estadounidenses para este producto era "trascendente" para el sector, al tiempo que consideraba que incluso podía ser la puerta de entrada para otros cítricos que también produce el país. 

    "Llevamos 16 años sorteando obstáculos, planteos de productores norteamericanos y de las autoridades sanitarias de ese país, y fuimos desmantelándolos una a una con argumentos técnicos irrebatibles", afirmaba recientemente Carbonell. 

    "El significado económico es pequeño, pero Estados Unidos es un país que tiene un consumo creciente y una producción decreciente, por lo que en pocos años los volúmenes nuestros pueden ser significativos, y aspiramos que detrás de los limones que entre la producción de naranjas y mandarinas", agregaba. 

    "La fruticultura es la actividad que más demanda de mano de obra de todas las actividad agropecuarias del país. En el Noroeste Argentino (NOA) implica el trabajo para 60.000 personas, y la citricultora más del doble en todo el país. Es por el eso que el valor social y el desarrollo del interior es incalculable, lo cual es la razón por la que tiene tanta significación que hoy empezamos con el limón", concluía. 

    Fuente: iprofesional.com

Ir a version de escritorio