1. La citrícola San Miguel invierte en Perú

    La compañía pagará US$ 64 millones por la mayor productora de mandarinas de ese país.

    A la espera de la última firma para entrar con los limones en Estados Unidos, la empresa argentina San Miguel salió de compras. La citrícola tucumana anunció la firma de un contrato vinculante para la compra de la compañía peruana Agrícola Hoja Redonda (AHR), la principal productora de mandarinas de ese país. La operación implica un desembolso de 64 millones de dólares por el 100% de AHR. 

    "Para concretar esta adquisición se aplicarán parte de los fondos recibidos durante la reciente ampliación de capital y fondos provenientes de líneas de financiación actuales de la compañía", afirmó Patricio Aguirre Saravia, CFO de San Miguel. 

    En la firma argentina estimaron que la operación se podría cerrar entre el 10 y el 20 del mes próximo. 

    AHR es el primer productor de mandarinas de Perú y también produce uvas y paltas. En total, cuenta con 1700 hectáreas de producción repartidas en las regiones de Ica y La Libertad, que suman una producción de 28.000 toneladas anuales de fruta. 

    La compra de la firma peruana se inscribe dentro de la estrategia de San Miguel de hacerse fuerte en el Sur para abastecer de frutas al Norte. Bajo esta lógica, la firma argentina ya está presente con operaciones en Uruguay -donde su principal producción son las mandarinas- y en Sudáfrica (principalmente, naranjas), además de sus plantaciones de limones en Tucumán. "San Miguel reafirma de este modo su posición como proveedor líder del Hemisferio Sur de cítricos en contraestación", afirmó Romain Corneille, CEO global de San Miguel. 

    La empresa abastece al mercado norteamericano de fruta fresca desde Uruguay y Sudáfrica, y a partir de 2018 prepara su regreso desde la Argentina, una vez concluidos los últimos trámites burocráticos para lograr el ingreso de los limones tucumanos en Estados Unidos. 

    Salida al Pacífico 

    "Desde Perú, San Miguel suma salida hacia el Pacífico, multiplicando sus posibilidades para abastecer de frutas al creciente mercado asiático. El amplio desarrollo de sus acuerdos comerciales con los mercados más relevantes del mundo, sumado a su ubicación y variedad de climas, hacen de Perú un país estratégico para la provisión global de fruta fresca", indicó la empresa. 

    En los últimos años, San Miguel se convirtió en líder mundial en procesamiento de cítricos y alcanzó el 15% de la molienda global de limón. La firma nació en la década del 50 en la provincia de Tucumán, de la mano del inmigrante español Miguel Mata. 

    En la década del 90, el control accionario de la compañía pasó a manos de las familias Otero Monsegur (ex Banco Francés) y Bemberg Miguens (ex Quilmes). 

    La compañía completó en marzo pasado una ampliación de capital, que le permitió embolsar casi US$ 50 millones. Parte de los fondos se destinaron a la compra de la compañía peruana. 

    Fuente: lanacion.com

Ir a version de escritorio